miércoles, 8 de enero de 2014

Signos del zodiaco y las estaciones: primavera y verano


A cada signo, su estación; a cada estación, sus signos. Los 12 signos astrológicos se suceden en el zodiaco al ritmo de la naturaleza.

En el zodíaco, los 12 signos astrológicos se agrupan de 3 en 3, en cada una de las 4 estaciones:
Primavera: Aries, Tauro, Géminis
Verano: Cáncer, Leo, Virgo.
Otoño: Libra, Escorpio, Sagitario.
Invierno: Capricornio, Acuario, Piscis.

Están también agrupados de 3 en 3, según los 4 elementos:
Fuego: Aries, Leo, Sagitario.
Tierra: Tauro, Virgo, Capricornio.
Aire: Géminis, Libra, Acuario.
Agua: Cáncer, Escorpio, Piscis.

Recordemos que el zodiaco, el instrumento del astrólogo, es un sistema de lectura creado por el hombre de la Antigüedad para reunir y codificar sus conocimientos, su visión del mundo y de la vida. Para entender la estructura fundamental del zodiaco, hay que descubrir y señalar las analogías existentes entre cada una de las 4 estaciones del año y cada uno de los 12 signos astrológicos, instalados en el zodiaco a partir de la observación de los fenómenos de la naturaleza.

LOS ELEMENTOS: FUEGO, TIERRA, AIRE Y AGUA

Los componentes fundamentales del universo, que son los 4 elementos del zodiaco, están asociados a los estados de la materia: fuego o incandescencia, tierra o sólido, aire o gaseoso, agua o líquido. También coinciden con los 4 principios: caliente, seco, húmedo y frío, y con los 4 temperamentos: colérico, melancólico, flemático y sanguíneo. Desde Hipócrates (médico griego del siglo V a.C.) hasta Tolomeo (sabio griego del siglo II a.C.), el gran principio de los 4 elementos, que constituyen el zodiaco, y de sus correlaciones, fue aplicado a la medicina y a la astrología. El fuego, que combina el calor y lo seco, es el elemento de Aries, Leo y Sagitario; la Tierra, amalgama del frío y lo seco, es el elemento de Tauro, Virgo y Caprimcornio; el Aire, compuesto de calor y de lo húmedo, es el elemento de Géminis, Libra y Acuario; finalmente el Agua, mezcla de lo frío y de lo húmedo, es el elemento de Cáncer, Escorpio y Piscis.



LA PRIMAVERA

El Aire es su elemento dominante. La primavera es la estación del despertar, de la eclosión, del renacimiento, de la renovación de la naturaleza. Bajo el efecto del Sol, que calienta la Tierra, y de los días más largos que las noches, en primavera el agua que ha impregnado la tierra durante el invierno se evapora y la humedad desaparece en el aire, que va haciéndose más liviano.

Primer signo del zodiaco: Aries, primer signo de fuego
La humedad se evapora. Los capullos van brotando mientras otros se abren y los tallos de las plantas empiezan a crecer.
En la naturaleza, todo es impulso hacia el futuro, hacia la vida, hacia la luz del sol.¡Audacia, comienzo, entusiasmo, aparición, son las palabras clave de Aries!

Segundo signo del zodiaco: Tauro, primer signo de Tierra
Bajo el aire que se va calentando, la tierra firme, todavía húmeda, es fértil. La hierba y las plantas se nutren de la sal de la tierra y disfrutan de los primeros efectos benéficos del sol. Es la era de la procreación, de la fecundidad, de la vida sana, generadora y natural, características propias del signo Tauro.

Tercer signo del zodiaco: Géminis, primer signo de Aire
Los días son mucho más largos que las noches. El Sol se eterniza en el cielo. Nos acercamos al solsticio de verano. Las temperaturas son agradables, el aire es ligero. Podemos vagar. Es lo que está haciendo la naturaleza, que ofrece su gran espectáculo de floración, cuya variedad corresponde perfectamente al signo de Géminis.

EL VERANO

El Fuego es su elemento dominante. En el solsticio del verano, el primer día de esta estación, el sol se halla en su cenit. Cuenta el verano con los días más largos del año. Sus benéficos rayos favorecen el crecimiento de la naturaleza, y la tierra puede ofrecer sus riquezas.

Cuarto signo del zodiaco: Cáncer, primer signo de Agua
A partir de ahora, la tierra se va secando. El agua del invierno se ha evaporado totalmente. La tierra tiene sed. El agua de la superficie terrestre (océanos y ríos) se recalienta. La naturaleza necesita frescura, ternura, placidez..., todas estas características pertenecen a Cáncer.

Quinto signo del zodiaco: Leo, segundo signo de Fuego
La tierra está seca. El aire quema. Los fulgores del Sol ofrecen toda su potencia. Las flores y las frutas están maduras, impregnadas de sus rayos. Podemos recogelas. La naturaleza es rica, generosa y la cosecha abundante, calificativos que atribuimos a Leo.

Sexto signo del zodiaco: Virgo, segundo signo de Tierra
El sol ya declina. Los días se hacen más cortos. Es la época de la vendimia, del almacenamiento de las cosechas. La tierra recupera sus derechos: se ara, se poda, se labra. Reconocemos, aquí, el sentido del orden y las facultades de discernimiento y previsión propias del signo de Virgo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada