jueves, 2 de julio de 2015

La Magia: Filtros de amor y afrodisíacos (II)


Encantamiento, Hechizo y Filtro de amor
Todo lo que podía favorecer el encantamiento, la embriaguez, la magia del amor, fue muy apreciado  por nuestros antepasados. Chamanes, brujos, magos, conocedores de los elementos y de las plantas, descubrieron nuevas virtudes en hojas, tallos y raíces al aplicarlas como remedios para aliviar o curar el cuerpo y el alma. El ritmo de las palabras, el sonido de la voz, el baile y el canto también podían producir un encantamiento, un hechizo. En Francia, el "encanto" tiene su equivalente en el término charme, cuyo origen remite al latín carduus, cardo, planta de raíz famosa por sus virtudes afrodisíacas: estimula la virilidad de los hombres. Las mujeres utilizaban su espiga para "cardar" la lana, para peinarla y desenredarla rítmicamente, al tiempo que secaban la flor de la planta, que llevaban como amuleto, a fin de atraer los favores de los hombres. También se podría relacionar esta palabra con las raíces de los términos "cardíaco" y "corazón". Y las raíces de "corazón" aún están presentes en voces como "cordial" (nombre que reciben ciertos brebajes reconfortantes), "discordia" y "coraje".
Los hechizos o los filtros de amor sólo podían ser preparados por los iniciados en los misterios de la naturaleza. El período escogido para recoger la planta, la raíz, la flor o la hoja, y el momento privilegiado para preparar la cocción tenían una gran importancia. El viernes, día de Venus, era el día preferido para hacer tales componendas. Era así mismo recomendable esperar a que la Luna estuviera en los signos de Tauro y Escorpio, sobre todo en sus primeros y últimos decanatos, pero también en su décima Casa, situadaentre el vigésimo quinto grado de Cáncer y el octavogrado de Leo, que favorece las conquistas amorosas. También se tomaban en consideración las conjunciones de Mercurio y de Venus, que se producen una vez al año, durante quince días aproximadamente, y las de Venus y Marte, que tienen lugar cada dos años, y cuya duración es variable según sus ciclos zodiacales.

Pequeño diccionario de los afrodisíacos

ANGÉLICA: La raíz, el tallo y la semilla estimulan los ardores amorosos y combaten la frialdad en las mujeres.
APIO: Su hoja tiene fuertes virtudes afrodisíacas, fue un símbolo de potencia viril en Grecia y en Roma. Claudio Galeno, gran médico romano del siglo II de nuestra era, recomendaba su empleo:"Si la mujer supiera lo que el apio hace al hombre, iría a buscarlo incluso a Roma".
CANELA: En Roma, los templos de Venus estaban cubiertos con hojas de canela. Los hebreos utilizaban la canela como ungüento o aceite de masaje. En Oriente, su perfume era muy apreciado. Se le atribuía un poder narcótico y afrodisíaco. En China, la canela era el perfume y el alimento de los dioses. En fitoterapia, se la considera como un fortificante natural. Alejandro Dumas ofrece su receta de agua de canela: "Para obtener un litro de agua de frutas, mezclad 15 gramos de canela triturada, 8 gramos de palo de regaliz, el zumo de medio limón y 12 centilitros de agua. Dejad macerar durante una semana. Filtrar. Añadir un jarabe preparado con 250 gramos de azúcar de caña y medio litro de agua, y dejad reposar el agua de canela en la oscuridad durante tres meses". Finalmente, ¿quién no ha escuchado a maría Dolores Pradera cantando La flor de la canela?
CLAVO: Importado de las Indias, sus propiedades tónicas y afrodisíacas fueron elogiadas por los médicos del Renacimiento: "Si se beben con leche cuatro onzas de esta planta -recomendaba uno de los médicos-, se fortalece la potencia del hombre para hacerle morar con mujer".
GINSENG: La hierba divina o de la inmortalidad de los chinos, cuyas raíces favorecen el tono cardíaco, la longevidad y la potencia sexual. Es, sin duda, el afrodisíaco más eficaz.
HINOJO: Según Plinio el Viejo(sigloI de nuestra era) "las hojas de hinojo poseen grandes virtudes afrodisíacas. El hinojo, tomado de una manera u otra, activa la secreción del esperma y es excelente para todas las afecciones de los órganos sexuales; se puede usar la raíz cocida en vino o en cataplasmas, o bien emplear la planta picada en aceite".
JENGIBRE: En Egipto, en Grecia, en la India y en China, se empleaba en los rituales de amor. Sus raíces contienen virtudes afrodisíacas potentes. Nostradamus aconsejaba la mermelada de jengibre "para que los hombres puedan cumplir el deber de la naturaleza".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada